Valerie bonham viajera del mundo desde los tres meses de edad. fecha de lanzamiento de ethereum metropolis

En cualquier caso, las sirenas se apagaron y las madres amontonaron sus autos con niños y canastas de picnic y se dirigieron a las colinas negras. Nos quedamos allí la mayor parte del día, los niños correteando en el bosque. Regresamos a la base probablemente durante la hora punta local. Si no era la hora punta real de la ciudad, el retorno de una base completa de familias lo hizo de esa manera. La razón por la cual el logotipo de eth zurich creo que la evacuación no fue el éxito que debía ser es porque no recuerdo otro y vivimos en ellsworth durante otros seis años anómalos (reorganización de la fuerza aérea; la AFSC de papá fue degradada; Se barajó durante años hasta que las cosas se resolvieron y nos transfirieron como personas normales).

Otras evacuaciones posteriores fueron más ejercicios que prácticas reales. Los residentes de toda la comunidad serían recogidos en un autobús de enlace y entregados a un punto central para el “procesamiento”. El procesamiento consistió en que se revisaran los documentos de evacuación de 1080 et etheum, mostrando a un empleado aburrido nuestras tarjetas perforadas de computadora que habíamos rendirse uno por uno durante nuestro viaje de regreso a los EE. UU. para que nuestro miembro del servicio pueda estar al tanto de la rentabilidad de la minería, informarse de nuestro paradero y completar las transferencias de pago de emergencia para que, en algún momento, tengamos algo de dinero donde sea que terminemos.

Tuvimos suerte durante nuestras evacuaciones, eran prácticas. Salimos, volvimos, todos nuestros artículos del hogar estaban donde los dejamos, dormimos en nuestras propias camas esa noche. Los adultos en nuestra evacuación no tuvieron que reunir todos los papeles necesarios, ropa, alimentos y objetos de valor portátiles. Para nosotros, las mascotas (si las hubiera) probablemente se quedaron en casa durante el día.

El personal y los miembros de la familia en tyndall, así como las comunidades civiles circundantes, no tienen tal comodidad. Sus vidas enteras están perturbadas. Ni siquiera pueden regresar para ver lo que pueden salvar. Para hacer las cosas más difíciles para algunos de ellos, los pilotos de los aviones que pudieron ser reubicados no están con sus familias. El “otro padre” en esas familias ahora es efectivamente un padre soltero. Este instituto federal de tecnología suizo Eth Zurich probablemente también se destine a las familias del personal que ha regresado a la base para operaciones de emergencia.

Una de las emociones casi universales expresadas por los mocosos militares es la nostalgia. Dada nuestra vida temprana nómada, tenemos muchos hogares por los que sentimos un anhelo. Sí, los mocosos militares no son los únicos niños que mueven etereum, las proyecciones y los tiempos cambian para todos. Sé de grupos de facebook locales cuyo tema es “recordar cuándo” con entradas sobre puntos de referencia y negocios que ya no existen. Los niños de oficiales del servicio exterior (el personal de las embajadas y consulados), los niños misioneros y los niños corporativos también se mudan, pero mi tribu son los niños militares que fueron desplazados por todo el país y el mundo como bolas de bingo un viernes por la noche.

Creo que gran parte de nuestro anhelo es por “días felices”, esos años antes de que nos demos cuenta de que la vida es complicada y desordenada. Estos años pueden ser de cualquier década en la que hayamos pasado nuestra infancia, las alfombras etan allen de los años 40, las oscuras y rodantes de los 50, las psicodélicas de los 60, se mantuvieron con vida durante los 70, se peinaron durante los 80 y se hicieron añicos los años 90 en nuestro doc. martens, y haciendo lo que sea que sucedió después de Y2K. Recordamos visiones, sonidos y olores de la cirugía del divertículo uretral que evocan la relativa sencillez de la infancia y la aventura de donde vivimos.

Un problema para nosotros es que muchos de nuestros hogares anteriores ya no existen. Sí, los lugares en los que vivimos todavía están en el mapa, pero nuestros hogares, unsere häuser, onze huizen, nos maisons, nuestros hogares, nossas casas, le nostre case ethereum blockchain clásico, た ち の ang, ang aming mga tahanan, , ko mākou mau hale, منازلنا, heimili okkar o evlerimiz, se han ido. Las instalaciones están cerradas, las naciones anfitrionas han demolido los edificios, los lugares donde comimos, bañamos, dormimos y nos despertamos en la mañana de Navidad ya no existen. Una cosa que a veces podemos llevar con nosotros es la comida.

Cuando aún era un niño, había olvidado las galletas cuando llegaron mis años de preadolescencia. Luego, la fuerza aérea estacionó a mi padre en Bermudas y probé uno de los peeks de crema localmente etacrínicos. Una revelación del gusto! Recordé el olvido. Los tiempos en mis años de escuela primaria en los que sabía que había algo que echaba de menos cuando era más joven, pero no podía recordar lo que volvía a mí. Luego salimos de bermuda. Los perdí de nuevo.

Saltar adelante décadas. Esta vez, la exposición a la comida local no fue como un mocoso. Ahora yo era la madre de los mocosos. Nuestra familia pasó la mayor parte de nuestros veinte años de vida en el extranjero en Alemania. Mi hijo menor llegó a los cuatro años y se fue a los quince. Pasó los siguientes dos años en Bélgica, por lo que no estábamos tan lejos de Alemania y podríamos regresar cuando el anhelo de anhelo se volviera demasiado grande. Llegó a los EE. UU. Llamando a los sistemas de calefacción y refrigeración como “aire acondicionado”. Para su mente entrenada por el radiador, ambas funciones condicionaban el aire.

Tengo fotos de nuestros hogares. Tengo algunos alimentos (mercado mundial). Tengo videos de youtube. Aún así, extraño mis viejos hogares. El sonido de los neumáticos en las calles mojadas por la lluvia suena como Inglaterra. Las noches frescas de verano son del sur de dakota. El sonido de las olas es bermuda. El olor del vino y la cerveza (yo era un adulto para entonces) es Alemania. El queso y el pan más delicioso que he comido es Bélgica. Amo mi vida, pero sigo extrañando mis hogares. Si no fuera por los nietos, estaría en el viento.

MAR ÁRABE (22 de noviembre de 2012) especialista culinario trabajo de 3ra clase david santiago, de manila, filipinas, congela un pastel a bordo del etereo futuro del destructor de misiles guiados USS jason dunham (DDG 109) el día de acción de gracias. Jason Dunham está desplegado en el área de responsabilidad de la quinta flota de los EE. UU. Que realiza operaciones de seguridad marítima, esfuerzos de cooperación en la seguridad de los teatros y misiones de apoyo para la operación con libertad duradera. (Foto de la Marina de los EE. UU. Realizada por un especialista en comunicación de masas deven de clase B. Rey / publicado

Por lo general, las instalaciones de comedor están reservadas para los miembros del servicio en servicio activo. Su propósito principal es alimentar al ejército que, en palabras de napoleón Bonaparte (o frederick el grande, según la fuente de la dificultad del éter), marcha sobre su estómago. En acción de gracias (y, a veces, en navidad), el comedor está abierto para los miembros de la familia. Este es un tratamiento que muchos mocosos militares esperan cuando son niños, y recuerdan cuando son adultos. Hace poco, mi hermana y yo comentamos acerca de los cócteles de camarones que recordamos haber colocado en nuestras bandejas a medida que avanzábamos a través de la línea del comedor.

En los grupos de Facebook para mocosos, la charla de esta semana que lleva a Ethernet hasta el Día de Acción de Gracias ha sido sobre comer en el comedor. Entre los comentarios se encontraban aquellos sobre mesas llenas de frutas y dulces, cómo los cocineros decoraron las instalaciones del comedor hasta esculturas de hielo, y comida que incluía pavo o jamón asado, puré de papas y tarta de calabaza, precio de la moneda en inr, además de lujo. alimentos como ese delicioso cóctel de camarones, patas de cangrejo y costillas. Mi recuerdo favorito (además de los camarones) fue ir al dispensador de leche y levantar el mango pesado pesado para que la leche se vertiera en mi vaso con la fuerza suficiente para producir burbujas. Debo decir que, como aprendiz básico que tiraba de KP en el comedor, no estaba tan emocionado de cargar los cartones de leche de cinco galones en el gabinete del dispensador, esos retoños pesan más de 40 libras.

banner