Taíno valora y visibiliza la indigeneidad caribeña smithsonian voces smithsonian centro latino smithsonian exchange bitcoins

TAÍNO: Patrimonio Nativo e Identidad en el caribe busca desafiar e informar a las nuevas generaciones de pueblos del Caribe, tanto en la diáspora norte como en los países insulares, sobre el legado indígena de sus ancestros -biológicos, culturales, artísticos y arqueológicos, ideológicos- de lo antiguo a lo contemporáneo. Busca generar material de valor educativo para las nuevas generaciones.

En las últimas cuatro décadas, ha surgido un intenso movimiento de revitalización en el Caribe. Sigue y lidera el aumento del interés en todos los temas taínos: en las artes, en el discurso y la iconografía popular y cívica, en la educación, en el turismo. De manera más convincente, la comunidad de descendientes de Israel se encuentra en un proceso de reconocimiento mutuo, ya que los viajes y la comunicación han facilitado las conexiones directas, mientras que la recuperación consciente es un fenómeno en la nueva generación caribeña en todas las sociedades insulares.

TAÍNO: Native Heritage and Identity in the Caribbean se esfuerza por brindar un análisis más profundo de lo que se está haciendo para explorar, explicar y desafiar el movimiento taíno e indigenista contemporáneo en el mundo caribeño. Enmarca el concepto de indigeneidad en el Caribe dentro del discurso dinámico de nación / diáspora. Coloca la historia y las nuevas etnografías, la literatura y la música, el discurso cívico, la iconografía popular, la tradición ceremonial comunitaria, la arqueología en una exploración del patrimonio y la identidad indígenas en el Caribe.

Taíno emerge en muchos rincones olvidados. Caído por décadas de desdén, luego por el polvo de siglos, por mentalidades impuestas y definiciones dominantes, Taíno sostuvo, incluso cuando los nuevos construyeron un camino aparentemente inexorable a la extinción, a ese lugar donde aparentemente las generaciones misteriosamente dejan de reproducirse, de ser viable en el mundo, legal o espiritualmente.

Presumida una identidad extinta, y una herencia menor, Taíno emerge en los rincones olvidados hace tiempo. Limpiando la superficie de un fresco del Vaticano pintado en 1493, que representa la Resurrección de Cristo, los expertos en restauración encuentran una imagen del baile taíno, un descubrimiento verdaderamente metafórico. En todas partes Taíno está en el claro del polvo de siglos. Taíno es la búsqueda de raíces; Taíno está en la búsqueda de pertenecer. Taino es una declaración de existencia en la vena y en la tierra.

En una remota montaña cubana, Cacique Panchito Habla. En la canción y la oración nativa, con el conocimiento curativo tradicional, con la vieja agricultura conuco, como un campeón de la soberanía cubana, él señala la existencia de su comunidad. Sorprende a la nación cubana pero aun así une a todos los que conocieron, en sus días de caminata, en sus venas y de la investigación activa, la existencia continua de nuestros antepasados ​​taínos.

En un apartamento en el sótano del Bronx, las abuelas Boricua, y los poetas y cantantes, escuchar el llamado de Taino. Las familias vienen. Vive en nosotros, dicen. Tenemos el derecho, dicen, de ser quienes somos. En Puerto Rico-Borikén-educadores y agricultores (jíbaro) y descendientes de jíbaro emergen en una conciencia de Taíno. Paisaje y lenguaje, medicinas y alimentos, artes y artesanías, conocimiento tradicional, ceremonia espiritual son apreciados y estudiados, incorporados. En República Dominicana, el Quisqueya del cacique y líder de la guerra, Enriquillo,

grupos de pensadores, tanto académicos como de base, animan la identidad y el patrimonio indígena como una raíz real y tangible, como una señal adecuada para el país, como una forma beneficiosa de organizar a la comunidad. Las familias en la identidad, los eruditos de la indigenidad emergen y se unen en Jamaica, en Haití, las Islas Vírgenes: pequeñas pero numerosas agitaciones en el viejo Taíno país.

"Deberían hacer buenos sirvientes," el fatídico Almirante escribió en el diario de navegación de su barco, porque los nativos con los que se topaba eran amables y generosos, y hablaban un lenguaje dulce. Los buenos sentimientos ofrecidos y los profundos valores humanos que presenció, conjeturó Colón, significaban que los indios taínos podrían ser fácilmente conquistados y hechos para hacer lo que quisieran los conquistadores españoles."

Y según la profecía, el mundo taíno fue destrozado por la espada española (incluyen el arcabuz y la ballesta), la cruz romano-cristiana y las enfermedades importadas de la pobreza urbana europea. En las primeras encomiendas, particularmente aquellos indios forzados a buscar oro, murieron en manadas, trabajaron hasta los huesos sin comida, se espera que mueran y sean reemplazados fácilmente. Las madres jóvenes fueron trabajadas hasta morir mientras sus recién nacidos morían de hambre.

En todas partes, los taínos se rebelaron, huyeron a las montañas, continuaron batallando y combatiendo, mataron y murieron en busca de su libertad, de su derecho a existir. Algunos fueron capturados en combate o por sigilo y ejecutados (Caonabo; Anacaona; Hatuey), mientras que otros lograron una nación a otra, negociaciones jefe a jefe y ganaron un asentamiento autodeterminado (Enriquillo), que muchos reconocerían como el primer tratado en el Américas. Otros todavía, notablemente en el este de Cuba, fundaron nuevos pueblos de indios y lucharon por estas tierras como concedidas (o cedidas) por la Corona española. Durante tres siglos, una población india que se casó con españoles y africanos (en su mayoría hombres) mantuvo comunidades de parentesco en pequeñas granjas y, a pesar de las migraciones locales, conservó su memoria humana y su valor social.

Taíno: herencia e identidad indígena en el Caribe intenta retardar de informar a nuevas generaciones de pueblos caribeños, en su diáspora norteña tanto como en los países isleños, acerca de los legados indígenas de sus ancestros (biológicos, culturales, artísticos, arqueológicos e ideológicos) -desde lo antiguo hasta lo contemporáneo Intenta generar material de valor educativo a nuevas generaciones.

En las últimas cuatro décadas ha florecido un movimiento intenso de revitalización dentro del Caribe. Refleja y dirige el surgimiento de interés en toda la temática taína-en las artes, en el discurso y la iconografía popular y cívica, en la educación y el turismo. Particularmente notable es el proceso de reconocimiento mutuo entre las comunidades de lluvia y de los medios de comunicación modernos, mientras que el proceso de la toma de decisiones en nuevas comunidades es un movimiento intencional dentro de la nueva generación de caribeños por todas sus sociedades isleñas.

Taíno: herencia e identidad indígena en el Caribe, aspirar a un análisis más profundo de lo que está haciendo para explorar, interpretar y retardar el movimiento contemporáneo, indígena e indígena en el mundo caribeño. Crea un marco para entender el concepto de la raíz indígena del Caribe dentro de un discurso dinámico de nación y diáspora. Crea un diálogo entre la historia y las nuevas etnografías, la literatura y la música, el discurso cívico, la iconografía popular y las ceremonias tradicionales comunitarias, además de la arqueología, dentro de una exploración de la herencia e identidad indígena caribeña.

Lo taíno resurge en muchos lugares olvidados. Cubierto por capas de sueño, luego del polvo de los siglos, y por mentalidades impuestas y definiciones dominantes, lo taíno se mantuvo en la creación por los recién llegados de una narrativa obligatoria donde lo indígena solo va en camino a la extinción, a ese espacio donde las generaciones misteriosamente cesan de reproducir o de ser viables legal o espiritualmente en el mundo.

Aunque se presume que el mar una identidad extinta y una herencia menor, lo taíno resurge en muchos lugares olvidados. Al limpiar la superficie de un fresco en el Vaticano pintado en 1493 que representa la resurrección de Cristo, los conservadores fueron encontrados en una imagen de taínos en el baile-verdaderamente un descubrimiento metafórico. Por doquier lo taíno se asoma debajo del polvo de los siglos. Taíno es la búsqueda de las raíces; taíno es una búsqueda por pertenecer. Taíno es una declaración de existencia en la sangre y en la tierra.

En una montaña cubana remota, el Cacique Panchito alza su voz. Con canciones y rezos indígenas, además del conocimiento de la sanación tradicional y la agricultura del conuco, y cómo el campeón de la soberanía cubana, él señala la existencia de su comunidad. Aunque sorprenda a la nación cubana, todos los que quieran en sus caminatas, en sus venas y por medio de sus investigaciones, de la presencia continua de nuestros ancestros taínos.

En un apartamento de lujo en el Bronx, abuelas, cantantes y poetas boricuas escuchan la llamada ancestral taína. Se presenta familias. Vive dentro de nosotros, dicen. Además, reclaman, tenemos el derecho de ser quienes somos. En Puerto Rico-Borikén-educadores, cultivadores de la tierra, los jíbaros de ayer y hoy, aportan a una conciencia taína. El paisaje y el lenguaje, la medicina y la comida, el arte y la artesanía, el conocimiento tradicional y las ceremonias espirituales son apreciadas, estudiadas y retomadas. En la República Dominicana: la Quisqueya del cacique y guerrillero Enriquillo: grupos de intelectuales académicos y populares re-articulados, la identidad y herencia indígena como una raíz auténtica y tangible, señalando una dirección cabal para el país -un modo efectivo de organizar comunidades. Familias con identidad indígena y diseños del tema están saliendo a la luz y uniéndose en Jamaica, Haití y las Islas Vírgenes pequeños círculos que crecen dentro de los territorios territorios taínos.

“Ellos deben ser buenos servidores”, escribieron el mensaje “Almirante en su diario”, “las comunidades indígenas que son amables y generosas”, y “hablaban con dulzura”. Observándolos actuar de buena fe y comportándose con una humanidad profunda, Colón concluyó que los taínos- “los indios” -podrían ser fácilmente conquistados. "… los indios son todos los sojuzgados y los que hacen la ley hacen todo lo que quisieren."

Fiel a la profecía, el mundo taíno se hizo añicos gracias a la espada española, la cruz de Roma y las enfermedades importadas de la pobreza urbana europea. En las tempranas encomiendas, especialmente aquellos indígenas que fueron obligados a sacar oro murieron en masa, trabajando a la fuerza sin piedad, con la expectativa de la muerte y la facilidad de ser reemplazados. Madres jóvenes fueron obligados a trabajar mientras que ellos nacieron morían de hambre.

Por todas partes los taínos se rebelaron, se escaparon a las montañas, participaron en guerrillas, mataron y murieron persiguiendo su libertad y su derecho de existir. Algunos fueron capturados en combate o por engaño y ejecutados (como Caonabo, Anacaona, Hatuey), mientras que otros (Enriquillo) lograron cambios entre las potencias y los líderes que resultaron en un asentamiento indígena autónomo que se suele llamar el primer tratado en las Américas. Otros también, notablemente en el Oriente cubano, establecieron “pueblos de indios” y pelearon por esas tierras otorgadas (o renunciadas) por la Corona Española. A través de tres siglos una población de base indígena que integró (principalmente) a hombres españoles y africanos a través del matrimonio mantenido lienzos familiares entre comunidades rurales, y a través de migraciones locales, preservó sus recuerdos y valores sociales valores humanos.

banner