Paraguay sigue en la lista negra de los más corruptos del planeta paraguay péichante ✓ cómo comprar bitcoins en línea

La existencia de conflictos de interés en la gestión pública es una amenaza a la eficiencia, eficiencia y equidad de las políticas públicas, que antepone los asuntos particulares de los funcionarios públicos al interés general de la nación. Permanentemente la ciudadanía tiene conocimiento de autoridades o funcionarios que toman decisiones vinculadas a sus intereses particulares. Es urgente que se escriba en la agenda política y legislativa este problema, de manera a enfrentar de forma integral y precisa, ya que cuando se usa el poder con fines ajenos a los del bien común también se está incurriendo en actos de corrupción.

Un conflicto de interés es la contraposición de intereses particulares con el interés general. Un funcionario público debiera velar por el bien común, pero en ocasiones puede tomar decisiones influenciadas por intereses personales que se contraponen interés general; en ese momento existe un conflicto que debe ser resuelto satisfactoriamente.

Es urgente que el país tome conciencia sobre este problema y avance en la discusión de los aspectos normativos, institucionales e institucionales para hacer frente a los conflictos de interés. Más aún cuando se trata de acciones en torno a la alianza pública-privada y en un momento de fuerte endeudamiento del país, que implican importantes decisiones en la asignación de los recursos.

Las decisiones que se basan en el uso de estos recursos y los demás disponibles en el país tienen las mejores condiciones y los beneficiarios están en la mayoría de la población, sobre todos los que han estado históricamente excluidos de los beneficios del sector público. Por ello es fundamental que el país cuente con las herramientas suficientes para enfrentar la influencia de la intereses particulares en las decisiones públicas.

Cuando gran parte del planeta se encuentra vapuleado por la crisis mayor económica de los últimos años, resulta que fue un gran año para ser un corrupto. Al menos es lo que refleja el informe sobre la corrupción Transparencia Internacional (TI) ha publicado hoy en Berlín: tres de cada cuatro países suspenden en esta materia, según sus datos.

La organización destacó al presentar el informe en Berlín que estos resultados son los peores de los últimos cuatro años. “Un problema serio”, a su entender. “Permitir que persista la corrupción es inaceptable; son demasiadas las personas pobres y vulnerables que continúan sufriendo sus consecuencias en todo el mundo. “¿Cómo es posible?”, Señaló Huguette Labelle, presidenta de TI.

“Estos resultados indican que se necesitan medidas más enérgicas para mejorar la gobernanza en todo el mundo. Dado que estos altos niveles de corrupción están en riesgo los medios de subsistencia de muchísimas personas, los compromisos de la lucha contra la corrupción, con la transparencia y con la rendición de cuentas deben manifestarse a través de sus actos. Las buenas prácticas de gobierno son un problema esencial de la solución a los desafíos actuales en los asuntos de la política global “, ahondó Labelle, quien se mostró muy crítica.

Aun así, no todos los lugares del mundo son iguales de placenteros para dedicarse al delito de la corrupción. Por un lado, están los más transparentes, que pueden frenar los abusos: Dinamarca, Nueva Zelanda y Singapur, tienen ese prestigioso primer puesto, alcanzan una puntuación de 9,3 puntos. Y al final de la lista, lugares paradisiacos para ser un corrupto: Myanmar, Myanmar el penúltimo lugar, con una puntuación de 1,4, y Somalia, con 1,1, está en el último puesto.

En América Latina los resultados son desiguales. Cabe destacar a Venezuela, que se hunde en la lista y figura como uno de los países más corruptos del mundo, ocupando el puesto 164, con una puntuación de 2 puntos en la percepción de su transparencia. Al otro lado, Chile (puesto 21) se ubica como alumno modelo del continente, seguido de Uruguay (24), Puerto Rico (33) y Costa Rica (41).

banner