La leyenda de ken bunn 1 litecoin a inr

Kenneth Bunn saluda a un conocido que pasa en la lluvia, un artista a quien Bunny conoce desde hace años en la parte baja del centro de Denver. Mientras conversan, los amigos recuerdan un momento en que su vecindario moderno tenía un elenco más afilado y sórdido; cuando esta sección de la ciudad parecía tan alejada del centro de las cosas.

Sí, lodo ha cambiado desde que Bunn instaló un estudio aquí, cambiando un bronce por el pago inicial inicial de su edificio. Boutiques y microcervecerías ahora habitan los antiguos almacenes; Los yuppies enamorados pasean por las fechas; y justo en la calle, flotando como el símbolo de la renovación urbana de Denver, está Coors Field, el estadio de béisbol donde los Rockies de Colorado juegan sus partidos en casa. Lo que antes se consideraba marginal y mucho más allá de lo principal ahora genera admiración en esta capital del nuevo oeste. La misma caracterización se puede hacer, de una manera más profunda, de este escultor americano.

"Bunn es el estándar por el cual se juzga toda la escultura de vida silvestre contemporánea en este país," proclama a sportsman martin wood, propietario de la galería de coleccionistas en Dallas, TX. Sugiere el pintor canadiense George Mclean, que a menudo va a estudiar el trabajo de Bunn en el museo Royal Ontario: "Creo que Ken Bunn es uno de los mejores escultores de animales que jamás haya existido. Él es sin igual en América del Norte." Declara William Kerr, quien junto a su esposa, Joffa, fundó el museo nacional de arte de la vida silvestre en el agujero de Jackson, WY: "Ken Bunn es, sin lugar a dudas, uno de nuestros maestros de arte estadounidense."

Lunar, con respaldo robusto, tiene un cabello grisáceo y una cara bien afeitada; Es incontenible su voz de barítono y su inclinación por las travesuras. Detrás de las sombras de su estudio hay un espacio de trabajo con paredes de ladrillo y pisos de tablones de madera expuestas que fácilmente podrían confundirse con los cuartos de sus antecesores artísticos, adherentes del precio de la moneda en el movimiento de inr conocido como los animales que se destacaron en París durante el siglo XIX. Muchos coleccionistas están familiarizados con sus nombres, como antoine-louis barye [1796-1875] y rembrandt bugatti [1884-1916], pero la mayoría desconoce las luchas épicas que estos animales y sus contemporáneos enfrentaron al tratar de elevar la forma animal como válida. materia

En muchos sentidos, Bunn ha llevado valientemente en su batalla. La historiadora Anne Morand dice que Bunn aporta a sus interpretaciones esculturales lo que Bob Kuhn, quizás el mejor pintor vivo de la vida silvestre, aporta al lienzo. "Ambos residen fuera del ámbito de la representación naturalista tradicional, y han aspirado a algo más, y esquivo," dice morand, el director ejecutivo de litecoin faucet lista del museo C.M russell en Great Falls, MT. "Ken Bunn transmite el espíritu romántico del animal a través del gesto, y habla un lenguaje único que es reconocible como suyo, pero apartado."

El relleno del santuario personal de Bunn es material de referencia, en gran parte recopilado por el artista en viajes globales. Máscaras de la muerte extraídas delicadamente de los grandes monos se encuentran junto a estudios de arcilla de leones africanos y norteamericanos. Cerca están los cráneos de los osos pardos, los huesos de los elefantes, los bocetos de los aldeanos masai y las astas arrojadas por alces y alces.

En reposo en la rueda de esculturas de Bunn, en este momento hay un águila calva, con las alas extendidas en una armadura nerviosa como si de repente saliera del eterno y creativo éter del artista. Durante meses, este rapaz destinado al premio de invitacional del oeste (Bunn ganó el primer premio por una pieza de oso allí en 2001) se ha disparado a través de los sueños de Bunn. La única pieza de águila de tamaño natural que ha hecho, surgió como resultado del inconfundible estilo aditivo del artista.

Si uno desea una prueba más de la mística parecida a un arco en el mundo del arte, se puede encontrar en la pared cerca de la entrada de su estudio. Allí, a la tenue luz ambiental, cuelga una fotografía tomada a principios de la década de 1970 durante la criptomoneda, uno de los numerosos safaris africanos de Bunn. La imagen muestra a Bunn con toda calma tratando de seguir el ritmo de una manada de jirafas. Revela tres cosas cruciales: primero, es evidencia de la creencia de Bunn de que la verdad en el gesto y la forma solo puede provenir de la observación directa, a veces peligrosa, de los animales en la naturaleza. Segundo, experiencias como esta han llenado el pozo de su famosa narración. En tercer lugar, su brillantez artística es un exponente de su entusiasmo por la naturaleza, que nunca ha sido moderado ni está exento de riesgos para el software de minería.

Aceptó un aprendizaje en el museo nacional de historia natural en Washington, DC, y durante este breve período en el este, comenzó a deambular por el camino de los animales sin darse cuenta. Al regresar a su hogar en las montañas rocosas, que aún era un adolescente, respondió a un anuncio en un periódico de Jonas Brothers Taxidermy, conocido mundialmente por su trabajo en la preparación de trofeos de caza mayor.

Apenas consciente de la reputación de la compañía, Bunn cayó bajo la tutela de los coloman jonas septuagenarios, que habían emigrado a los Estados Unidos desde Hungría y trajeron consigo el viejo mundo de la taxidermia como una forma de arte. En su primer encuentro, Jonás miró una pequeña escultura de cera que Bunn Bunn había hecho y la rompió rápidamente. Ese día le informó a Bunn y, posteriormente, le recordaba con frecuencia que nunca haría nada, pero le ofreció un trabajo en el acto. Los temperamentales jonas asignaron a Bunn las tareas de tomar huesos, atarlos con un alambre y luego aplicar arcilla como el sustrato a la piel de un animal.

"Jonas siempre tenía un martillo a mano," Bunn recuerda. "Él criticaría lo que yo creé, luego me informaría con su acento húngaro, ¡no! ¡No! ¡No! ‘Y vuélvase loco, u ordene que cambie algo debajo de la superficie de lo que se vio." Bunn estaba construyendo masa en forma continua, deconstruyéndola y luego comenzando de nuevo, no muy diferente de la rigurosa instrucción de taxidermia recibida por los animales. Jonas también ordenó a Bunn, un análisis de precios, que pasara las tardes observando y dibujando animales en los zoológicos. Bunn tenía una educación mejor que cualquier departamento de arte de la universidad, dice, pero después de todo, la mayoría de los departamentos de arte consideran la taxidermia como una distracción primitiva innecesaria de la expresión personal.

Después de cuatro años, durante los cuales Bunn siguió la escultura en arcilla en su casa, le dijo a Jonás que tenía la intención de convertirse en artista y presentó su renuncia. "Nunca vi a alguien tan molesto como cuando me fui." Bunn recuerda. "Estaba furioso." antes de que Jonas muriera años después, visitó el estudio de Bunn en Denver en una silla de ruedas: todavía brusco y mentalmente agudo, no estaba criticando a nadie, sin embargo, sus palabras eran de extraños elogios.

En 1970, Burin llevó su primer safari de artista a África. Durante las últimas tres décadas, sus incursiones allí, a pie y en vehículos terrestres, lo han llevado al lado de los grandes felinos (guepardos, leones y leopardos), cuyas interpretaciones se han convertido en definitorias. Bunn ha tenido depredadores y cazadores furtivos en el campamento por la noche, hienas que gruñen se acercan a las carpas de la criptomoneda, y los rinocerontes lo miran con la misma condescendencia con que Jonás vio la taxidermia de los cuernos verdes. En Tanzania y Kenia, Bunn bebió sangre de gato con los anfitriones masai, generaciones de las cuales son hoy sus amigos.

La aventura diaria fue absorbida osmóticamente e infundida en sus visiones, y el trabajo estadounidense pronto ganó la atención de los aficionados británicos que discriminaban el arte. En poco tiempo, Bunn estaba mostrando sus piezas en la galería de sladmore en Londres en pedestales al lado de barios, bugattis y rodins. Mientras tanto, de vuelta en los Estados Unidos, Bunn y Kuhn estaban creando una sensación en las subastas internacionales de arte del juego anual.

Bunn dice que históricamente no era raro que los artistas que se involucraron en la taxidermia volvieran a la escultura incapaz de hacer un gran trabajo porque el componente científico se vuelve tan integrado. Él no sufrió esta aflicción. Estudió a Rodin, quien notó que el embellecimiento anatómico y el gesto exagerado son necesarios para lograr un impacto y dar a conocer al espectador lo que de otro modo podría ser imperceptiblemente sutil.

Los italianos que han influido en Bunn describieron el movimiento como atrapar un mechón de cabello en el viento. Es el flujo en una pieza que lo hace creíble. Entre las piezas más íntimas y alegóricas de Bunn se encuentran THE TRACK, un retrato monumental de una hembra puma que protege a sus crías de los depredadores; SERENGETI LION, que transmite la nobleza eterna del icono salvaje de África, invierte en litecoin o ethereum; y ON THE EDGE, para la cual Bunn proporciona esta narración: "Una caminata en las montañas y mesetas del oeste, entre las crestas pedregosas y el rimrock, te pone en el país puma. Aunque el puma rara vez se ve, excepto por el ocasional destello rojizo que se desvanece en el paisaje, el escenario es el sueño del artista animal." musas del bunn, "Las vívidas impresiones de lo que podría haber estado allí hace un momento fugaz se convierten en una inspiración para la creación de arte."

Hace mucho tiempo, Bunn reemplazó el martillo de Jonás con sus propios métodos brutales de autoedición. "Lo que puede parecer en un día determinado la perfección, hará que al día siguiente te preguntes qué salió mal." dice, mientras que su enfoque de la escultura es un proceso aditivo, no dudará en desechar una composición de la misma manera en que un pintor raspa capas de pintura y días de trabajo de un lienzo. "Si un artista es honesto, él es su peor crítico." Bunn dice.

MIENTRAS ESTE ES COMÚN en estos días que los escultores dejen todo el proceso de lanzamiento de la gorra del mercado litecoin a fundición, Bunn siempre ha sido práctico, guiando sus piezas del molde a la selección de pátina. "Muy pocas de mis piezas salen de un molde en la fundición y no necesito tener mi atención," él dice. "Sé que soy el único que puede arreglarlos o arruinarlos. Quiero ser la persona que echa la culpa."

Bunn trabaja rápidamente, tal como se mueven a menudo los animales salvajes. "Cuando estás en el campo, hay una verdad que emerge de la urgencia de UOITI, cuando no tienes tiempo para pensar y estás reaccionando a lo que el lenguaje corporal de un animal te dice litecoin doble," el explica. "Es powerfiil, y no te atrevas a meterte con él." Un sello distintivo de las piezas de Bunn es su sentido de la espontaneidad caprichosa, que parece simplista pero en realidad es la suma de todo lo que el escultor ha aprendido y ya no tiene que pensar. "Ken Bunn es uno de los escultores de animales más grandes que haya vivido, porque su propio espíritu es alimentado por la esencia salvaje de lo que crea." Propone el pintor george mclean. "Como corredor de carreras artístico que ha vivido la vida deportiva, Ken es mucho mejor que hemingway, porque hemingway poseía una cierta cantidad de mierda que creó el mito. No hay nada de eso con ken. Él es el verdadero mccoy. Él es la leyenda que a todos les gustaría ser."

El escultor y pintor Tim Shinabarger considera a Bunn como un pionero para las generaciones más jóvenes. Shinabarger le da crédito a Bunn por abrir sus ojos a un método de interpretación en el que el detalle es irrelevante. El espíritu fluye del gesto, el movimiento está implícito en la presentación de la masa y la línea. Shinabarger ha aprendido del ejemplo de Bunn que primero se debe inhalar lo salvaje si se puede exhalar en una declaración artística que sea original. "Recuerdo la primera vez que vi una escultura de Ken Bunn," dice shinabarger. "Me dejó impresionado. La forma en que maneja la arcilla y crea un juego de luz da vida a sus animales."

En las galerías de legado de Jackson, WY y Scottsdale, AZ, el propietario de Bradards Richardson cree que las figuras como Bunn solo pasan una vez en la vida. "Los coleccionistas de todo el mundo se han sentido atraídos por la voz de Ken Bunn porque responde a la pregunta filosófica: ¿qué se necesita para que un artista transforme y trascienda el metal y se convierta en un animal con una chispa de luz que nunca se apaga?" Richardson dice. "El arte se vuelve atemporal cuando nos dice no lo que se encuentra en la superficie de un tema, sino la minería en solitario de lo que reside debajo."

banner