José Antonio Páez minería etéreo gratis en la nube

PAEZ, José Antonio (pah’-eth), soldado venezolano, nacido cerca de Acarigua, provincia de Barinas, el 13 de junio de 1790; murió en la ciudad de Nueva York el 6 de mayo de 1878. Recibió una educación escolar común, y durante su juventud fue empleado en actividades de baja categoría por parte de algunos de sus familiares. A la edad de diecisiete años, durante un viaje para entregar algo de dinero, fue asaltado en una región salvaje por cuatro ladrones, uno de los cuales mató en el acto. Temiendo las consecuencias, huyó a los llanos de Barinas y obtuvo un empleo en una finca ganadera, donde se convirtió en una vida de penurias. Dos años más tarde ingresó al comercio de ganado por cuenta propia, y cuando se declaró la independencia en 1810, se unió a las tropas patriotas, sirviendo hasta principios de 1813 en la provincia de Barinas. Cuando Bolívar ocupó Cúcuta, el comandante del departamento español llamó a Páez para que recogiera una manada de caballos y fue nombrado capitán; pero, no dispuesto a servir contra su país, huyó a través de las montañas, y recibió el mismo encargo del gobierno patriota. Cuando las nuevas fuerzas españolas llegaron bajo el mando del general Francisco López, Páez se negó a abandonar Venezuela, y con solo 500 caballería derrotó a López en Mata de la Miel, el 16 de febrero de 1816, con la pérdida de 400 muertos y 500 prisioneros. Para esto fue promovido teniente coronel por el gobierno granadino. Varios meses después, en una reunión de oficiales patriotas, se le pidió a Francisco Santander, el comandante en jefe, que renunciara, y posteriormente Paez fue elegido jefe político y militar supremo, y ascendió a brigadier general. Su fuerza consistía en 700 caballería, desprovistos de vestimenta, provisiones, municiones e incluso armas regulares, postes de bambú y esbeltos tallos de palma, apuntados hacia un extremo, sirviéndolos de lanzas. Se vieron obstaculizados por un gran número de ancianos, mujeres y niños, que habían sido expulsados ​​de sus hogares por los españoles, y por la condición del país, que se convirtió durante la temporada de lluvias en un inmenso pantano. A pesar de estos obstáculos, Páez resolvió una guerra agresiva y, dejando a los no combatientes a cargo de una tropa de caballería, derrotó a López en Yagual y el 13 de octubre ocupó Achaguas. Mientras tanto, el general Pablo Morillo (p. V.) Envió a Latorre con 3.000 soldados de infantería y 1.700 de caballería contra Páez, cuya fuerza había aumentado a 1.100. Los dos ejércitos se reunieron en Mucuritas, el 28 de enero de 1817, y la caballería de Latorre fue dispersada y casi destruida a la primera carga. Cuando la infantería formó plazas para la defensa, la hierba alta que los rodeaba se iluminó, y se vieron obligados a batir una retirada, durante la cual fueron atacados por todos los lados por los Haneros, cuyos caballos estaban acostumbrados a los incendios de la pradera. Hacia el final de 1817, Páez reconoció a la autoridad de Bolívar como jefe supremo de Venezuela, y este último ascendió a Mayor general de Páez en enero de 1819. Después del armisticio de Trujillo, Páez continuó organizando el ejército y su victoria sobre Latorre en Carabobo. El 24 de junio de 1821, donde fue criado por Bolívar al rango de general en jefe, y su sorpresa y captura de Puerto Cabello, en la noche del 7 de noviembre de 1823, finalmente aseguró la independencia de Colombia. Sobre la formación del nuevo gobierno, Páez fue nombrado comandante general del departamento de Venezuela; pero su ejecución estricta de una orden de Bogotá, que exigía el alistamiento de todos los ciudadanos entre las edades de dieciséis y cincuenta años, lo ofendió. Al enterarse de que iba a ser acusado, renunció en marzo de 1825; Pero su renuncia no fue aceptada. Sin embargo, al año siguiente, la acusación fue presentada por instigación del vicepresidente, Santander, que se había opuesto a Páez desde que fue reemplazado por este último en 1816, y Paez renunció al comando el 29 de abril; pero la gente se amotinó al día siguiente, y el 11 de mayo el municipio de Valencia lo proclamó jefe supremo civil y militar de Venezuela. Bolívar regresó de Perú, y por decreto del 1 de enero de 1827, confirmó a Páez en su rango. Cuando la convención de Ocaña en 1828 se declaró en contra, el sistema federal y Bolívar fueron proclamados dictadores de Colombia, la oposición en Venezuela a convertirse en una dependencia de la Nueva Granada fue extrema, y ​​el 26 de noviembre de 1829 se proclamó la secesión de Venezuela. Páez fue nombrado presidente provisional por el congreso constituyente de 1830, y presidente constitucional por congreso el 18 de marzo de 1831. En el último año, el general José Tadeo Monagas se rebeló, pero pronto se presentó al gobierno, y Paez fue presentado por el Congreso con una espada de oro y la marea de "ciudadano ilustre" Desde 1839 hasta 1843 fue nuevamente presidente y, durante su mandato, los restos de Bolívar fueron retirados con gran solemnidad por su orden, en 1842, desde Santa Marta hasta Caracas. Cuando el general Monagas, en enero de 1848, intentó usurpar el poder supremo, Páez se levantó en armas, pero después de una campaña desafortunada capituló, el 15 de agosto de 1849, en Macapo-Abajo. Fue a Valencia, pero el 18 de agosto, en violación de la capitulación, fue arrestado por orden de Monagas, quien lo encarceló en Fort San Antonio en Cumaná hasta el 24 de mayo de 1850, cuando fue liberado por orden del Congreso. De Cumaná se fue a Nueva York, donde fue recibido públicamente por las autoridades, y residió allí hasta después del derrocamiento de Monagas. En noviembre. En 1858, fue a Venezuela por invitación especial del gobierno de ese país, y fue escoltado hasta allí por dos buques de los Estados Unidos. Gem Castro, entonces en el comando de Caracas, parecía estar celoso de la presencia de Páez, y este último regresó a Nueva York. Después de la caída de Castro, fue acreditado en 1860 como ministro de los Estados Unidos, pero renunció en 1861. Después de la invasión de Venezuela por el general Falcón, Páez fue nuevamente llamado a su país e investido con la autoridad suprema; pero fallando en sus esfuerzos, y deseando evitar un mayor derramamiento de sangre, renunció por el tratado de Coche, el 22 de mayo de 1863, y regresó a Nueva York. Posteriormente, vivió durante algún tiempo en la República Argentina, Perú y Ecuador, recibiendo grandes pensiones de esos países y la actual República de Colombia, y también recibió varios testimonios de respeto de los monarcas europeos. Finalmente se retiró a los Estados Unidos para terminar sus días. Sus restos fueron depositados en el cementerio Marble en la Segunda avenida, ciudad de Nueva York. En 1888 el gobierno venezolano decidió transportarlos a su país natal y enterrarlos con honores militares, y se envió una comisión a los Estados Unidos para hacer los arreglos. El escribio "Autobiografia del general jose antonio paez " (Nueva York, 1867).

banner