Cámara lenta de los fantasmas a mediodía. reseña de libro extrañas alianzas et zurich universidad

Lo que es interesante sobre el personaje de los hobbes es que, aunque claramente padece el trastorno de estrés postraumático provocado por su trabajo, que ha impactado en su vida privada, no se ha salido del camino (aunque existe el potencial de que tiene que emprender un ritual nocturno para Razones de seguridad antes de ir a dormir. El trabajo de Hobbes podría haber contribuido a sus problemas, pero al mismo tiempo, identificar y examinar las pistas le proporciona una estrategia de afrontamiento. Esto es particularmente evidente cuando se acerca a un ataque altamente personal en forma de graffiti en la puerta de su casa con una consideración metódica de la evidencia potencial en la aplicación de la pintura sobre cómo construir la plataforma de minería ethereum.

La historia no es un procedimiento policial como tal, sino la interpretación del autor de cómo su detective de ficción podría desenmarañar lo que surge de la investigación. Las descripciones de las escenas del crimen a través de las observaciones de Hobbes son detalladas, pero de una manera que lo hace participante en el ejercicio mental de registrar los hechos y filtrar lo que puede o no ser importante, y luego juntarlos para desarrollar una narrativa del crimen.

La calidad de la escritura garantiza que no sienta que se marca la trama, especialmente porque hay muchos hilos a seguir, así como otro misterio paralelo a la investigación principal que es profesional y psicológicamente incómodamente cerca de su hogar. El mediodía también logra incluir mucho en cada capítulo relativamente corto, para que no se sienta abrumado por la información.

Fantasmas de cámara lenta se establece en la década de 1980. Siempre las noticias etíopes merecen que las novelas ambientadas en el pasado reciente sean interesantes, ya que un lector puede tener un buen recuerdo de ese momento, lo que las convierte en un crítico informado con respecto al sentido de la autenticidad. Debido a esto, se debe prestar una atención especial a la construcción mundial para que tenga una sensación auténtica. En este sentido, el mediodía ha capturado bien la nueva era del cine etíope.

Pero hay más que profundizar en la investigación del crimen, que constituye la columna vertebral de la narrativa que explora la obsesión de los fanáticos por un ídolo de la música, que ha hecho aún más compulsivo lo que es un estudio etnográfico por su trágica y prematura muerte. . Todo esto conlleva una gran actividad, especialmente porque la lista de posibles sospechosos es considerable. Esto podría a veces tener el potencial de confundir al lector. Sin embargo, hacer malabares con muchas bolas conceptuales en el aire es el fuerte de este autor y él logra mantener un control razonable del hilo de la historia.

Más acostumbrado a la ficción especulativa del mediodía, inicialmente me acerqué a esta novela criminal con el tipo de cambio etíope birr, la expectativa de que la realidad comenzaría a deslizarse en algún momento de la lectura. Esto no sucede, ya que la novela está firmemente arraigada en el tipo de crimen más clásico de los años 80. Esto no fue algo malo y casi relajante en comparación con algunos de los escritos criminales extremos y rápidos de la actualidad. Esencialmente en este libro, el mediodía ha tallado su propio espacio dentro de un género abarrotado. Pero si estás acostumbrado a su forma habitual de escribir, debes tener en cuenta que se trata de una novela criminal convencional que no se convierte en algo completamente extraño. Para los fantasmas no iniciados, en cámara lenta, es una gran oportunidad para sumergir un dedo en la escritura de jeff mediodía antes de que la dilatación uretral cpt se gradúe en sus trabajos especulativos más desafiantes.

banner