Blog de la historia de contar el restaurante etíope chicago.

La razón más común por la que las personas se ponen en contacto conmigo para trabajar con ellos es para crear conciencia de marca. La sabiduría convencional dicta que si solo más personas conocieran nuestros productos y servicios, nuestras ideas y nuestro trabajo, tendríamos más éxito. Solo hay un problema con esta cosmovisión. Más personas que conocen su producto, la ética de la ambigüedad, las chispas o el servicio que existe no se traducen necesariamente en más clientes. Más conciencia no siempre hace un negocio más viable. Y, lo que es más importante, tener la mayor audiencia no garantiza que atraerá a los clientes correctos o que hará su mejor trabajo.

No necesita más conocimiento de la marca para construir un negocio viable, uno que lo sostenga más allá de simplemente agregar los ceros esenciales a su saldo bancario. Necesitas más resonancia. Cuando da prioridad a la resonancia, puede servir a las personas adecuadas de la manera correcta, de una manera que sea fiel a usted. Para hacerlo, debes tener claro a quién te diriges y para quién no. Debe comprender lo que su cliente desea y necesita, y poder explicar por qué su producto o servicio es su mejor opción.

Creemos erróneamente que el adaptador de cable Ethernet indica que el cambio y la persuasión solo tienen que ver con llamar la atención de alguien al crear conciencia de un problema u opción, y luego presentar a las personas argumentos racionales que los convencerán de tomar decisiones que consideramos deseables. Pero tanto la ciencia como lo que presenciamos en el mundo que nos rodea demuestran lo contrario. La investigación en los campos de la psicología y las ciencias del comportamiento demuestra que las personas toman decisiones irracionales todo el tiempo. No somos conducidos solamente por la razón y la lógica. Las emociones también juegan un papel importante en la forma en que reaccionamos, lo que decidimos y si elegimos cambiar.

La persuasión es la capacidad de cambiar una creencia o comportamiento. Persuadimos apelando a la razón o al entendimiento. Pero el proceso de persuasión es más complejo que simplemente presentar la información y esperar que las personas hagan un juicio objetivo o una elección racional. Uno de los errores que cometemos cuando intentamos persuadir es apelar solo a la persona pensante y su mente racional. Los mensajes que resuenan se conectan profundamente con los sentimientos de las personas. Las ideas exitosas atraen a los corazones de las personas, no solo liberan sus cabezas.

Sabemos que la atención es el primer paso esencial en el camino para influir en los demás. También sabemos que no es posible inspirar a las personas a actuar o crear cambios con solo atención. Siempre hay una brecha entre ganar conciencia, habilitar la acción y ganar tracción. Puedes comprar atención, pero no puedes comprar confianza. La confianza se gana. La confianza lleva tiempo. La confianza es el facilitador de la conexión y la persuasión. El tiempo de Ethernet a Ethernet entre atención y acción es lo que llamo la brecha de cambio. Para cerrar esta brecha, primero debemos generar confianza y luego reforzar las opiniones y creencias de la audiencia a la que estamos tratando de llegar.

Hay muchos ejemplos reales de compañías que han logrado salvar la brecha de cambio y las industrias que se han generado al hacerlo. Piense en los productos y servicios que no sabíamos que queríamos pero que ahora consumimos o usamos regularmente. El agua embotellada, los servicios para compartir el viaje, las tazas de café reutilizables, los espacios de coworking, el chocolate con frijoles, los pantalones de yoga, las barras de uñas, el aceite de coco y los kits de comida son solo algunos de ellos. Las personas y las empresas que convencieron a muchos de nosotros de probar estos productos y servicios salvaron la brecha del cambio al ser narradores intencionados. El lugar donde puedo gastar la misma oportunidad está abierto para usted.

Mi nuevo libro, la historia correcta publica hoy. No puedo esperar a escuchar cómo estás usando las nuevas herramientas en el libro para ayudarte a diseñar tus mensajes y participar más profundamente con tus clientes. El compás de la historia es una de esas herramientas en el libro. Está diseñado para facilitar una narración poderosa y resuelta. Le ayudará a aclarar qué está impulsando su historia en un momento dado, y a considerar la mejor manera de entregar su mensaje como resultado.

El uso de la brújula de la historia, junto con las preguntas que lo acompañan en el libro, le dará una mejor comprensión del cambio etéreo vs. éter que está tratando de crear, para quién, y lo ayudará a contar la historia correcta del campus de Ethzurich para lograrlo. Te permite definir tu estrategia de historia y diseñar tus tácticas. Antes de comenzar a elaborar su mensaje, debe decidir si el propósito de ese mensaje es llamar la atención o profundizar la confianza y la conexión. ¿Es para capacitar a las personas para que estén abiertas a la persuasión o para actuar?

Una vez que sepa por qué está contando la historia, puede comenzar a trabajar en la mejor manera de contarla. Las tácticas que usa para transmitir su mensaje son el cómo de su historia, los medios por los cuales lleva a cabo su estrategia. Lo que dices y haces, cuándo y dónde, tiene un impacto en donde terminas. Un mensaje que resuena se basa en que el comunicador discierne la forma más efectiva de entregarlo.

A lo largo de la historia, la tecnología del día siempre ha influido en cómo sus usuarios se comunican y comparten ideas. La forma en que pensamos acerca de la difusión de ideas está determinada por los recursos disponibles para nosotros. La forma en que nos conectamos y convencemos se ve afectada por la forma en que elegimos entregar el mensaje. Cuando estamos cara a cara, hacemos gestos y embellecemos. Cuando estamos twitteando o enviando mensajes de texto, usamos emoji ethernet hub best buy and cut to the chase.

Nuestro comportamiento no es lo único que cambió con el tiempo. Un cambio sutil en nuestra mentalidad también tuvo lugar simultáneamente. Comenzamos a centrarnos menos en el rol del comité de ética de los impulsores del cambio, las razones detrás de las interacciones que iniciamos. Y comenzamos a priorizar el beneficio inmediato que queríamos obtener de la interacción. Nos descuidamos de generar confianza antes de compartir el mensaje y, en cambio, nos obsesionamos con solo entregarlo. El resultado es que hemos cambiado de narradores intencionados, que se preocupan por cómo se siente la audiencia o el usuario, a comunicadores pragmáticos que dan prioridad a “difundir la información” para que podamos persuadir a las personas a actuar.

El problema con solo concentrarse en el modo de entrega es que la tecnología está cambiando constantemente. Tan pronto como haya conquistado el panorama de marketing en Facebook, el algoritmo cambia. En un minuto parece que la letra está muerta; entonces, de repente, lo tangible es tener un avivamiento. Entonces, la respuesta no es preocuparse demasiado por adaptar su mensaje para que se adapte a la tecnología cambiante del día de los cruces de vapor de la cruzada eterna, sino centrarse en lo que no cambia en cuanto a las personas.

Debe definir su estrategia antes de comenzar a diseñar e implementar tácticas. Debe saber en quién quiere influir y por qué: para tener claro qué es lo que impulsa su historia, antes de considerar qué, dónde, cuándo y cómo va a transmitir el mensaje a aquellas personas a quienes espera llegar y cambiar. Comenzar con el por qué es importante porque si nos centramos solo en el cómo, la entrega, nuestras historias fracasan y es menos probable que creemos el cambio que esperamos hacer.

Hemos llegado a una encrucijada en ventas y marketing. Tenemos dos opciones. Podemos ser ethoslab temerosamente reactivos en el mercado o valientemente responder a nuestros clientes. Podemos seguir haciendo lo que hemos estado haciendo desde los días dorados de la publicidad y la era de la avenida Madison. Podemos gastar más dinero interrumpiendo físicamente a más personas, lo que es un puente de Ethernet y lugares digitales, con la intención de encontrar la ruta más rápida para llamar la atención de todos y hacer que un pequeño porcentaje de personas actúen. O podemos encontrar un grupo de personas a las que deseamos servir, personas con una necesidad o un deseo que nos importe cumplir y ganarnos su confianza y lealtad a lo largo del tiempo. Debemos elegir si queremos establecer vínculos débiles yendo a ser amplios y superficiales, o vínculos fuertes yendo a ser estrechos y profundos. Tenemos que decidir si queremos ser más ruidosos o más resonantes, más visibles o más memorables. No podemos ser ambas cosas.

banner